No me llames gorda.

Hola Conejitxs!

Somebody called me fat and I was like yeah,so, whats else is new?

Tengo 33 años y durante un brevísimo tiempo durante mis primeros años de primaria “fui flaca” pero desde que tengo memoria frases como:

“Marinita tienes piernas o brazos michelin” “Marianita come mucho” “Ya no quiero esto, ¿te lo comes?” “¿Estás segura que te quieres comer esa torta?”,  “¿Si estuvieras más flaca te verías más bonita?”

Y miles de comentarios más, fueron siempre parte de mi vida, me hacía sentir incómoda pero solo sonreía, nada que un segundo plato de comida no pudiera arreglar. No entiendo porque la gente asume que queremos escuchar sus comentarios o sugerencias de cómo nos vemos.

Hoy por hoy, se ha desatado una ola tanto de hate como de self love que realmente asombra y que justo cuando miles de personas están hablando acerca del tema y creando conciencia, pasan cosas como Eiza González en un vestido amarillo donde no se ve nada más que perfección y aún así encontraron como criticarla. Ahora, la morra me vale 2 hectáreas de pepino pero ¿porque teníamos que ser tan crueles con nuestros comentarios? o cualquier actriz que engorde 1 kilo o que se le vea alguna imperfección, inmediatamente sale en todos los medios y todxs nosotrxs: directito a comentar y postear nuestros importantísimos pensamientos en cuestión.

Hoy quise escribir acerca de algo que ha estado en mi mente demasiado últimamente: ¿Que necesidad tenemos tan grande, que nos hace sentir bien hablar mal sobre el cuerpo del otro?

En serio, decir que fulanita o zutanita está gorda, no te hace más flaca, decir que pepita o chuchita está fea no te hace más bonita, postear cosas en nuestras redes sociales “burlándonos de la seguridad que tienen algunas mujeres para usar cierto tipo de ropa” no te hace más atractiva, ni más inteligente, ni más graciosa, jamás, nunca, en un millón de años.

Tampoco hablo desde una superioridad moral de que yo no lo hago, pero es algo que me di cuenta con la facilidad con la que nos burlamos y criticamos a los demás y que he tratado de parar.

Nunca sabemos lo que las personas han tenido que pasar para que el día de hoy puedan decidirse a usar ese vestido, ese crop top, esos leggins, esos shorts, ese bikini y nosotros con nuestras múltiples inseguridades nos burlamos de ellxs, y eso para que tal vez la gente no note todos nuestros defectos.

Lograr amarte, lograr aceptarte, lograr verte en el espejo y no odiar cada pedazo de celulitis, cada estría, cada kilo de grasa más, lleva consigo muchas cosas, toma su tiempo, como para que cualquiera llegue y con tanta facilidad haga un comentario acerca de TU cuerpo, ¿¡Pos que se creen!?

Trabajemos más en nosotros mismos, en ser personas empáticas, menos inseguras, más amorosas, menos haters, pensemos más antes de abrir la boca y no importa si es alguien cercano a ti o si es una Kardashian o una Eiza Gonzalez, ya estuvo bien de estar criticándonos todo el maldito tiempo. Pensemos si es positivo lo que vamos a decir acerca de alguien más, si no, un comentario negativo siempre nos va a llevar a cosas negativas y que horror ser de esas personas que nadie tiene algo bueno que decir de ti, no?

Cuéntenme sus experiencias amando su cuerpo, o bueno cuando hay días que no se encantan.

Cuéntenme ¿porque se siente bien criticar pero al final del día, antes de dormir solo nos revolotea la idea de que no nos sentimos bien con nosotrxs mismxs y queremos que los demás se sientan igual?

Besos de coneja!

 

Anuncios

Y para el 2018, quiero…

Conejitxs!

Empezó el año y empezamos a hacer resoluciones, propósitos, a trazar metas, yo no soy mucho de eso, pero de vez en cuando tener un recordatorio de las cosas que nos hacen felices y entonces hacerlas muchas más veces o aquello que nos representa un reto para poder conquistarlo, porque también está padre decir: Sí, si pude.

Entonces el cuarto día del 2018 me puse cual niña de 4to año de primaria a hacer mi mini proyecto de que quiero para este año:

IMG_1034

Leer más: No es que sea una huevas para leer, pero este año me decepcioné de la nula lectura que pasó por mis manos. Por lo menos este año, me he dado unos 20 minutos por día para terminar el libro que dejé pendiente el año pasado. Vamos de gane -creo-.

Hacer más road trips: Entre el cansancio, un poco de estrés, muchos cambios, poca lana, etc, este año, los road trips fueron muy pocos y salirse de la rutina es básico, y si a eso le sumamos carretera, playlist y otros aires, mejor!

Pensar más lo que digo: Aunque le he bajado significativamente a escupir lo primero que me pasa por la cabeza, con el drama que observé el año pasado y con el que se ve venir este año, me doy cuenta que a veces el silencio, es la mejor respuesta a quien grita cuando la ansiedad le gana y el no engancharse a querer tener el mejor comeback ya es ganar.

Reseñar películas: A veces me clavo con las series -como todos- pero realmente soy mucho más fans de las pelis, y me gustaría hasta poder escribir algo cortito acerca de lo que veo, de lo que noté, de lo que aprendí, del soundtrack, de la fotografía de la película y luego que alguien más me diga que le pasó lo mismo con tal escena o que estoy loca, que ese color verde en la pared no significaba nada.

Escribir más: No es que vaya buscando por la vida ser escritora, pero es que que bonito es escribir, en tu bullet journal, en tu lap, en mensajes largos a alguien, en tu blog, en tu instagram, en el ticket del oxxo, las palabras, las muchas palabras, todas esperando para ser usadas.

FullSizeRender (1)

Cocinar más y aprender muchas recetas nuevas: Como buena godín, como en la oficina, de la fondita de la esquina, cuando llego a casa, a veces preparamos algo para cenar y eso puede ir desde unas quesadillas hasta algo sacado de tasty o pinterest -bueno bueno, no tanto así- pero la cosa es que aunque me encanta comer y comer bien, a veces no tengo tiempo o simplemente me da flojera, pero definitivamente este año, lo tengo que hacer. (Hoy hice sopa azteca, y dirás “que faciiiil” y sí, pero nunca la había hecho y fue la primera vez)

Invitar más amigos a casa: Soy una mujer extrovertidamente ermitaña, y a veces mi casa la quiero para mi y mi solitud, pero cuando tengo amigos en casa, cenando, chismeando, cotorreando, cocinando, amo tenerlos aquí! Así que este año, todos a cocinar y cenar a mi casa!

Tomar más fotos: Muchas muchas muchas, para compartir en redes sociales y más importante: Las que nunca compartiré en redes sociales.

Ser la mejor tía: Este año mi hermana me va a dar un sobrinitx! Me hace feliz, mucho muy feliz, quiero enseñarle muchas cosas, quiero platicarle muchas cosas, quiero ser su tía favorita, quiero contarle secretos y llevarlx a muchas aventuras pero sobre todo -y como se lo prometí a mi hermana- No puedo prometer que nunca va a llorar, que nunca le van a romper el corazón, o que nunca se va a desilusionar, porque shit happens, pero lo que sí le prometo es que nunca se va a sentir solx y siempre voy a estar ahí.

Moverme más: Jajaja, sé como suena esto, pero el 2017 me la pasé estática! Sentada todo el tiempo, cuando llegue a correr 2 ó 3 veces mi cuerpo no reconoció lo que hacía. Este año quiero bailar más, correr, caminar, brincar, nadar, lo que sea!

Pasar más tiempo con mis perrxs: Ser adulto hace que uno a veces llegue cansado, aburrido, de malas, etc después de un día de trabajo o tal vez un fin de semana lleno de cosas que hacer, a veces ni los saludo! Escucho que me lloran, pero mi arrogancia de pensar que mi cansancio vale más que su amor hace que me quede acostadota -ven? estática- sin salir a pasearlos. Este año no y prometo ponerles mucha más atención, darles más cariño y siempre salir a abrazarlos.

FullSizeRender (2)

Aprender muchas cosas: Sí, todos los días aprendemos cosas, pero hay que aprender más, no? Quiero aprender más de feminismo, de literatura, de literatura feminista, mas de mercadotecnia, aprender hacer cosas con mis manos, no sé macramé o tejer o bordar, armar algo, meterme a un taller o curso de algo. Quiero una vida llena de cosas aprendidas.

*Cerrar nuevos proyectos u organizar un muy buen evento: Muchos proyectos se platican y no se concretan, este año quiero concretarlos todos, quiero trabajar y conocer gente nueva con ideas nuevas, esos que siempre te inspirar a más cosas. Y decía que extrañaba organizar un evento, se que es una chinga y mitad de la organizada dan ganas de mandar todo al diablo, pero es que extraño mucho eso. Si me conoces desde hace mucho, te acordarás del Kinky Rabbit, evento de arte erótico en mi café, ó Comelones Fest, un mercado gastronómico en el Parque Metropolitano. (Este no está en las cartulinas, porque como proyecto de niña de primaria, se me olvidó y ya no me cabía)

Ser mejor amiga, hermana, godín, pareja, hija, tía, pero siempre ser la mejor versión de mi misma para mí: Sí, si quiero ser todo eso para todxs, pero también quiero convertirme en la mujer que quiero ser para mí, me puedo visualizar y a veces la cago durísimo, a veces pienso que soy la peor persona del mundo, a veces pienso que todo lo estoy haciendo mal, a veces también se que es un trip, y que hay dos que tres cosas que no me han salido tan mal, y eso quiero, que sean más.

Adiós 2017…

Conejitxs!

Primero lo primero: 2017 sucked dick big time!

Que estuvo cansando, que fue lioso, que fue aburrido, que fue dramático, que económicamente fue reverendamente una mentada, que que bueno que se va este año.

Yo no sé, el tiempo lo inventamos nosotros, y le pusimos orden al caos, entonces decimos “el lunes empiezo” “nos vemos el miércoles a las 4” “junta el viernes a las 12” “ok, entonces te escribo mañana” “cada enero empieza un año, cada diciembre se acaba” Y así vamos creyendo que nuestra vida es medible en tiempos, y no está mal, tampoco podemos vivir en sociedad y en anarquía al mismo tiempo, pero de verdad podemos suponer que el próximo año será mejor, simplemente por que se acaba uno que estuvo muy feito?

Hagamos cuentas:

A principio de este año  el Moy y yo nos mudamos juntos, justo a la casa que cumplía nuestras necesidades -después de buscarla por meses- (y la de nuestras mascotas). Despertar, dormir, tomar café, cocinar, desayunar, comer, cenar, pasear a los perros, sacarlos al parque, compartir miles de gastos, enojarnos -muy poquito-, estar felices juntos, miles de horas nalga viendo netflix, muchos abrazos, mucho amor. Punto para el 2017 bueno

Tenía un trabajo que me gustaba y luego ya no. Y entonces nos dejamos. Punto para el 2017 malo.

Empecé un trabajo nuevo, dónde estoy aprendiendo miles de cosas nuevas, estoy poniendo en práctica habilidades que tengo, tengo que pensar rápido y solucionar problemas, trabajo en una oficina dónde la directora de la agencia, no sólo es un chica, tiene menos de 30 y es una chingona, es una líder nata y eso inspira siempre a entregar mejores resultados, también, en esta oficina somos puras niñas, está bien y es bonito. Punto para el 2017 bueno.

También hubo mucho drama, de ese que crees que sólo pasa en las novelas pero que al final todo mundo te dice que “aquello” pasa más común de lo que crees. Hubo muchos chismes, algunos me divirtieron, algunos me preocuparon, algunos me sorprendieron, algunos hasta miedo me dieron, aún no sé porque la gente ama ser la peor versión de si mismo. Punto para el 2017 feo.

Sentimentalmente perdí alguien importante en mi vida, me dolió y lloré mucho, pero lo único que podía escuchar en mi cabeza era “De decepcionarte a ti, a decepcionarme a mi, prefiero a ti” y la dejé ir. Fisicamente perdí a una gran persona, a ese tipo de seres que desde que los conoces irradian luz, que cuando convives con ellos lo único que pensaba es que ojalá un día mi vida se pareciera a la él. Fue un gran hombre, me despedí de él por facebook aunque estúpidamente todos sabemos que no lo leerá, fue una forma de escribirle un homenaje a su vida y que otros lo leyeran. Punto para el 2017 feo.

Cambié de look varias veces, me atreví hacer cosas con mi cabello que me había tardado en hacerlas y que siempre que veía pinterest sólo se quedaban en deseo, este año me aventé. También le agregué 2 dibujos más a mi piel: una planta de café y un corazón con flores. Punto para el 2017 bueno.

Ser foodie este año se volvió más en cocinar en casa, este año no salimos a comer tanto porque pobreza, pero igual cada que podíamos lo hacíamos, regresando a los lugares que amamos y conociendo nuevos, enojándonos por el mal servicio o haciéndonos amigos de los meseros, gerentes, dueños, cocineros, chefs y demás. Punto para el 2017 bueno.

Este año sólo hubo dos viajes/salidas: Una ida al CDMX y una Zacatlán, las dos estuvieron chidas, pero definitivamente mi mente y cuerpo necesitan salir más. Punto para el 2017 malo.

Este año sólo leí UN libro, si, uno sólo. Y ni siquiera lo terminé, lo caótico del 2017 me distrajo y cansó tanto que no leí. Punto para el 2017 malo.

Hubo sesiones de fotos con fotógrafos increíbles, también las risas nunca me faltaron, mi familia sigue aquí, y hasta voy a ser tía! el amor, la amistad, las reuniones, los proyectos también estuvieron presentes este año. Punto para el 2017 bueno.

2017 Bueno: 5

2017 Malo: 5

FullSizeRender

La verdad, pensé que iba a ser peor este recuento, al parecer salimos empatados, no estaría nada mal, que el 2018 le ganaran los puntos buenos.

A ustedes cómo les fue? Me cuentan? Si hicieron esto, cómo les quedaría su score final?

Besos de coneja!

 

Algo siniestro.

pink hair don´t careConejitxs!

Y dale con los cambios. ¿Cómo es que los hábitos, el día a día, la cotidianidad nos da seguridad? ¿Cómo es que el sonar de la alarma a la misma hora todos los días, el mismo recorrido de viaje hacia la oficina todos los días nos tranquiliza? Ah pero un pequeño cambio nos puede mover hasta el core más escondido de nuestras emociones.

Pasaron casi dos meses para escribir aquí, pensando que habían pasado sólo un par de semanas y aunque sabía exactamente de que quería hablar seguían pasando cosas que me impedían concentrarme (aún siguen pasando, aún sigo sin concentrarme).

Hace unas semanas -más como un mes- empecé a llegar de malas a mi trabajo, uno que había sido noble conmigo, uno dónde tenía puesta la camiseta a pesar de todo, dónde crear contenido era mi religión hasta que nada de lo que hacía era suficiente, nada de lo que decía, proponía, comentaba estaba bien, pero si me quedaba callada entonces tenía un problema de actitud. Empecé a dudar si en mi “filosofía de vida” estaba el quedarme en un lugar dónde ya no era feliz y dónde se veía venir problemas, pero sobre todo se la debía a un amigo. Cuando me dieron las gracias por “mi actitud” dije: Ni te preocupes, en mi “filosofía de vida” no está venir de malas y salir de malas del trabajo, temerle a mi celular por ver mensajes a deshoras con órdenes autoritarias, ni sentirme amenazada todo el tiempo. Total que agarre mis cosas y me fui.

Pero empecé a darle vueltas a esa frase que había dicho, una que normalmente ni la ocupaba pero que ese día salió: “filosofía de vida”. Si nos vamos a la parte intelectual de un graduado de cualquier escuela de ciencias sociales la verdad todo lo que les voy a contar sonará a basura a la Coelho, acá de superación personal buscando intensivamente la felicidad aunque ésta no exista.

Pero ahí les va:

Filosofía: Conjunto de reflexiones sobre la esencia, las propiedades, las causas y los efectos de las cosas naturales, especialmente sobre el hombre y el universo.

La mía, con mi vida, con mi entorno y con mi alrededor es ésta:

Soy una mujer feliz con muchos ratos nostálgicos para empezar. Desde que me despierto estoy lista para empezar el día -soy de esas muy molestas personas matutinas-, ya estoy tomando café, ya estoy pensando que tontería decirme para reírme sola o hacer reír al novio. En casa de mis padres me dicen “lorenza” porque siempre hay algo fuera de contexto que se me ocurre y también porque cuando discuto y me apasiona un tema, me pongo muy lorenza para discutir. Me gusta reír, mucho, mis carcajadas son ruidosas, soy creativa, tal vez no artista creativa pero siempre se me está ocurriendo algo para hacer, para crear, para imaginar, para decir, para escribir. En mi filosofía de vida ser creativa, ser feliz, estar activa aunque esté sentada, cambiar el look del cabello, cambiar de trabajo (otra vez), cambiar la forma de como me veo, sentarme a contemplar que más puedo cambiar o que más puedo dejar igual es lo que me hace sentir vivir, no aburrirme, nunca aburrirme, si me aburro me voy, si me aburro no jalo, si me aburro soy insoportable para estar conmigo misma. En mi reflexión si no estás donde te gusta sal volando por la ventana, si te quieres quedar arraiga tus raíces, si lo dudas no lo hagas, las cosas siempre se acomodan como tiene que ser, pero sobre todo haz las cosas que se te den la regalada gana -Ah! todo sin joder al lado-. En mi forma de ver la vida el dinero va y viene y regresa, no me interesa la riqueza ni la acumulación de bienes, pero si me gusta vivir cómoda, sin deudas, comiendo rico y dándome un lujo de vez en cuando, me importa más la tranquilidad de saber que no le debo a nadie y que la importancia que le doy a los objetos es menos que a la de los seres humanos que me rodean. La soledad no es mala, es mi amiga, somos compas aunque no parezca porque nunca lo estoy, pero no le tengo miedo, es la que más me ha enseñado y cada que puedo la busco y me refugio en ella. Cuestiono todo, hasta a mi misma, si estoy haciendo bien las cosas, si yo estoy equivocada y porque lo estoy, me cuestiono si voy o si vengo, me cuestiono si existo porque quiero o porque no me queda de otra, me cuestiono que haría si fuera otra persona en tal situación y cuestiono si esa persona actúa como actúa por como la trató la vida y si yo lo haría diferente, me cuestiono todo y cuestiono a todos, aunque a veces mis cuestionamientos suenan rudos y tengo que especificar si es una mera necesidad de satisfacer mi curiosidad o no. Todo esto parece que es una descripción de como y quién soy pero en realidad es un acercamiento a como ver la vida desde mi vida.

Ustedes? Cómo les va con su filosofía de vida?

Besos de coneja.

Título del post: “El erotismo de los cuerpos tiene de todas maneras algo, algo pesado, algo siniestro.” El Erotismo, George Bataille.

Menesteres superfluos.

Conejitxs!

El acto de comer, ese acto poético y lleno de configuraciones culturales y afectivas que nos conectan con los demás.

Como ya les había contando en el post Todo fracaso una misteriosa victoria… amo comer y comer del verbo: vamos a cocinar, vamos a platicar, vamos abrir una botella de vino, vamos a poner la mesa, vamos a compartir, vamos a saborearnos todos los sabores, vamos a inventarnos un postre, vamos a beber mezcal y sigamos platicando.

Así comemos

Así comemos1

En casa cocinamos los dos, El Moy (el #novioinstagrameable) se inventa unas cosas con lo que tiene a la mano que son una delicia! Yo cocino en base a receta que obvio nunca sigo porque las instrucciones y yo no somos muy amigas, pero juntos terminamos pasando una tarde en la cocina llena de magia. Y es que la cocina es un espacio tan erogastromágico que no debería tener género. Todos disfrutamos del placer de comer, no?

ElMoy cocinando

He escuchado a muchos cocineros y chefs, hablando de lo que a veces no valoramos y es que prácticamente en todas las culturas convivir al rededor de la comida es una gran fiesta que llena el corazón. Nos trae recuerdos, hacemos nuevos y seguimos en la permanencia de tradiciones que van cambiando cada que nosotros cambiamos.

La creatividad que emana de la química al momento de involucrar ingredientes reconociendo su olor, color o forma hace que esta acción se traduzca en ejemplos de belleza, de sincronía con el mundo y sus placeres.

Que emoción aprender algo nuevo en la cocina o hacer por primera vez algo! Yo hice por primera vez galletas! La verdad solo le agregué mantequilla y un huevo a un mix pero es que soy miedosa para intentar de la nada, seguir instrucciones por primera vez, así que tenía que ir a la segura. La próxima vez aunque no me salgan, intentaré hacerlas from scratch.

MarianaConeja cocinando1

Chocolate cookies

Y ustedes que prefieren? Solo comer y disfrutar ó todo el acto? Platicar, beber una copa de vino y picar algo mientras logras toda una cena para dos?

Platíquenme su experiencia con la comida, quiero saber o invítenme a cocinar y comer a sus casas!

Besos de coneja!

Título del post: “Sabemos que los hombres fabricaron herramientas y que las utilzaron a fin de proveer a su subsistencia; luego -sin duda no se tardó mucho-, para menesteres superfluos.” El Erotismo, George Bataille.

La Chula Juice Bar

Conejitxs!

No es que “esté de moda”, no es “culpa de los millenials”, “no es hipster” pero el tema de empezar a cuidar el cuerpecito que tenemos está aquí, ya no nos podemos hacer mensos y pretender que nos va a durar en perfectas condiciones toda la vida.

Tampoco digo que dejemos de comer todas las fritangas que tanto disfrutamos pero de vez en cuando o cada vez más seguido, no está de más aportarnos un poco más de verde a nuestras vidas.

la chula juice bar

La Chula Juice Bar apareció en un día que hacía berrinche sobre los lugares “buena ondita” en la bella Cholula, dónde son tan cool que abren y cierran cuando quieren y su menú nunca está completo, entonces en mi TL de twitter se presentaron y para ese fin de semana yo ya estaba desayunando con ellas.

Muy cerca de Casa Nueve, en la zona de San Juan Aquiahuac en San Andrés Cholula está este lugarcito chiquitito pero que tiene un gran menú de opciones de jugos, desde el que te da energía, el que seguro quita la cruda, el que es bueno para la salud, etc etc etc. Por el momento no tienen muchos desayunos, pero estoy segura que la demanda les hará voltear a  ver a los hambrientos matutinos.

la chula juice bar1la chula juice bar2

Eat me: Hay dos desayunos: omelette de champiñones y hotcakes de avena y como íbamos el #novioinstagreameable y yo pues pedimos uno y uno -que delicia es compartir-. Y vienen con un jugo y un fruta ó budín de chía -porfa porfa porfa pídanlo aunque no única y exclusivamente pasen por uno-.

la chula juice bar 3la chula juice bar4la chula juice bar5la chula juice bar6

De verdad, La Chula Juice Bar es un lugar en la tan apretada de lugares nuevos y cambiantes de Cholula, que vale la pena. La atención, la integración visible de todo un proyecto, la practicidad, son elementos fuertes de este lugar.

Dirección: 2 norte #1205, San Andrés Cholula.

Horarios: 8:30 a 17:00. Abierto de martes a domingo.

Las primeras 3 fotos son de La Chula Juice Bar fan page así que desde ahí puedes conocerlas más! Las últimas 4 si son de esta tragona.

Y como siempre, vayan y me cuentan que tal y si suben foto, arróbenme para contarme que tal!

Besos de coneja!

Este blog cumple 3 años!

Conejitxs!

Aun cuando escucho:

-Oye, tu que eres blogger…

-“Quién, yo?”

Ah, si, tengo un blog y escribo en él, y es que el concepto creció tanto y yo estoy tan chiquita que no me siento blogger per se. A veces cuando veo como reciben los post, comentan, me preguntan dónde comí, dónde compré tal, cuando veo sus likes en las páginas de mis amigxs que están haciendo cosas increíbles y que los conocieron por este medio o mis redes sociales, bueno, a veces si me la creo y me siento mucho -sí, la verdad sí.-

Hoy hace 3 años que regresé a “ser blogger” y aunque a veces me tardo en actualizar, siempre está en mi cabecita que hay una bitácora que está esperando a ser escrita. Quise regresar hablando de moda, solo con outfits, pero limitó ideas y palabras que corren por sí mismas a miles de millas por hora, así que se volvió un life style bitácora -concepto que Mayita bonita me ayudó a entender mejor- dónde más bien platico de mi vida, cómo la voy a entendiendo a través de ropa, comida, amor, erotismo, fotos, música, literatura, viajes…

Yo sola no hago esto, directa o indirectamente hay personas que son vitales para este blog, el Moy (el novio, pues) es importantísimo porque comparte brincar como conejo de restaurante en restaurante comiendo y bebiendo como yo, es algo que disfrutamos juntos, platicamos horas, nos compartimos los platillos y hasta sabe que tiene que haber foto antes de empezar. Siempre me lee y me impulsa hacer más con esto, me acompaña con una sonrisa cuando tengo que hacer reseñas para Revista 360 Grados (la cuál también me lleva a conocer más lugares y eso hace a esta coneja muy feliz). Y también me toma muchas fotos de las cuales solo 2 ó 3 les comparto. Gracias guapi!

Gracias a estética Marco Aldany que me cambió el look rosa rubia platinada que tanto amo y que ha seguido cambiando desde que empece a jugar así con el cabello.

En fotos no podría estar más contenta con diferentes resultados y diferentes perspectivas que todos tienen. Muchas gracias a cada unx de ustedes que se tomaron el tiempo, se pararon temprano, esperaron a que me cambiara, les pidiera tan amablemente que no me viera taaan gorda en las fotos, gracias por dejarlas chulas, por entregarme a tiempo las fotos, por ser parte de esto.

Pasen a conocerlos!

 Hound Studio las pueden ver  aquí aquí ó aquí . Son unos fregones y si necesitan fotos de producto, de restaurantes o de arquitectura, ellos son a quienes tienen que llamar!

Petite Lucía es una pajarita bien bonita que hace tatuajes, pinta y me hizo estas fotitos: “Un infinito ciclo de mundos…”“Una suerte de ídolo”“Impetuosa muerte”.

El sensacional Mike Loeza que entregó unas fotos que hasta la fecha no puedo creer lo bonita que me veo, lo que logra en una imagen es maravilloso, síganlo y pueden ver sus fotos en mis post en Insidiosa piedad. y en Contemplación poética.

Y por último pero no menos importante el gran Black Wolf que me semiencueró para unas fotos muy chulas, que aunque me costaron trabajo, ahí están y cuando sea viejita las voy a ver y bueno, seguro me seguiré encuerando, ja! Ese post lo encuentran aquí en “Sensualidad aberrante”

No sé cuanto más venga, bienvenidas todas las colaboraciones, las invitaciones, los partnerships, las fotos, la comida, el amor, las risas a borbotones, lxs amigxs que siempre están y lxs que van llegando, los retos, la buena onda y el flow, porque ese llega solo y aquí hay mucho.

Gracias a todxs y gracias por acompañarme a ser #MarianaConeja

Mariana Coneja

Besos de coneja!