Azul Quedito

¡Conejixts!

¿Una nueva recomendación? ¡Sí! ¿La comida es buena? Nee, no tanto ¿El lugar es chulo? ¡Chulísimo! ¿Entonces? Bueno pues no siempre caemos en lugares deliciosos, no siempre nos encanta lo que pedimos, obvio no somos los dioses de las gastronomía -por cierto, cuando hablo en plural es porque cuando salgo a comer, es con el Moy con quien compartimos el gusto la comida- pero apreciamos el buen comer.

En la 3 poniente de San Andrés Cholula, donde en un pedacito de calle que se está logrando posicionar con 3 o 4 propuestas de restaurantes, está Azul Quedito. Pasábamos y pasábamos y es de los lugares que dices “pasemos pronto, el próximo fin vamos, hay que venir a desayunar aquí” y pues sí, pasamos a desayunar y de entrada, felicidades porque es el lugar perfecto para un desayuno “cute” o brunch con las señoras, en familia o definitivamente con tu pareja.

El diseño del lugar no te queda nada a deber, todo el lugar está muy bien cuidado, es armonioso, tiene pequeños detalles en cada rincón que lo hacen cool sin dejarlo de hacer amigable. Agradezco que no tengan televisión, por cierto.

El servicio es excelente -excepto que nunca nos llevaron pan y a todas las mesas sí, es lo más estúpido pero cuando me di cuenta ya habíamos acabado y me quede con ganas de pancito mañanero- meseros y valet parking siempre te atienden con una sonrisa, son rápidos y muy serviciales.

Ahora, la comida… Pedimos unas enchiladas suizas -de ahí salió el debate de qué color deberían de ser en mi Instagram- que no estaban tan buenas pero tampoco malas, solo mmm “estaban”, también pedimos un plato de esos gringos –my gulty pleasure– con hot cakes, tocino y huevo y ahí sí, fue el plato de comida más triste que he visto en mi vida, el tocino frito en aceite sin sabor, el hot cakes más flat que una pared y el huevo ps, bueno era un huevo y por favor, aquí de cuates, no pongan esas mermeladas y mieles de empaque, los abarata, ¡no es un vips!. La otra decepción -aquí los amigos restauranteros y chefs y los no amigos, me dirán porque- es que te dicen: ¿Café? Sí por favor. ¿De máquina o de refill? De máquina por favor. Entiendo que un Nespresso es una maquina, pero mmm este.. pues… no “es de máquina” y aparte te lo cobran carítttsimo y ahí si no.

En general, esta recomendación no es una recomendación que sí es una recomendación. Les recomiendo que si van a tener un restaurante, todo sea integral. Hay lugares deliciosos, que no se ven tan chidos y puede que no te den ganas de quedarte horas -consumiendo-, hay lugares -como éste- que son súper cool pero la comida se queda a la mitad y otros que entienden que la comida es un ritual, es una actividad que levanta el espíritu, que es un momento de comunión y realizarla te lleva un momento placentero que te deja un sentimiento de bienestar.

Pero bueno, vayan ustedes, decidan y me cuentan, igual ese día llegamos muuuy temprano y en cocina aún estaban dormidos para lucirse con nuestro desayuno, no lo sé.

Pero ya saben, si van, me mandan mensaje y me chismean.

¡Besos de coneja!

Anuncios

Besign Puebla

Conejitxs!

Por lo general nuestros fines de semana son muy tranquilos, tenemos nuestras rutinas de completar todo lo que no pudimos hacer entre semana, ordenamos un poco la casa, sacamos a los perros al parque, holgazaneamos todos el día, salimos a comer etc…

Pero un sábado, nos paramos con ganas de aprovechar otras cosas que durante la semana siempre decimos: “A ver si el fin vamos, ¿no?” ¿Les pasa?

Justo ahora, Besign, en su segunda edición, donde en parte, uno de los proyectos más ambiciosos y sin duda uno de los mejores en la ciudad es restaurar una casona abandona, invitan a creativos a decorar cada espacio, logrando una simbiosis mágica entre querer preservar la nostalgia efímera y recuperar espacios que puedan dar vida y activar partes de la ciudad que sí bien no están olvidadas adquieren una nueva arquitectura haciéndose parte de los que la poblamos (otra vez). Este año, la famosa Casa de los Enanos alberga a Casa Besign y es una hermosura tan solo ir a desayunar, brunchear o cenar como nosotros lo hicimos (Sí, no solo está de adorno el proyecto, también puedes ir a romancear y comer delicioso con un tipo pop up gastronómico).

Fluffy Pancakes

Sandwich abierto con puré de aguacate y garbanzos con tocino.
Menú de Café & Tocino para AgapeRest

Si bien soy de las que le gusta preservar sus memorias, ver a su ciudad evolucionar siempre y cuando no le toquen sus recuerdos, debo admitir que tampoco tiene mucho caso tener una casa tan magnifica como ésta, solo ahí, existiendo, viendo como le pasamos todos por ahí, inalcanzable para la mayoría, las ciudades hay que vivirlas, hay que caminarlas, hay que pasearlas y conocerlas y gracias a estos proyectos podemos pasar todo un día en el centro de Puebla babeando por diseño, comida, moda, colores, arquitectura, etc.

Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset

Para llegar a Casa Besign decidimos dejar el coche en el centro y caminar hasta la Juarez ya que regresaríamos a nuestro punto de partida visitando la Casa de la Siempre Vida, donde otra parte de Besign se llevaba a cabo, un día de actividades como música en vivo, comida deliciosa, mixología, moda, charlas y un pequeño bazar.

Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset
Processed with VSCO with c1 preset

Hace unos 10 años nos quejábamos de que no hubiera oferta cultural suficiente en Puebla, siempre lo mismo o lo gestionábamos siempre los mismos, ahora hay mucho más de donde escoger, Puebla es una ciudad engañosa, sí, yo me he peleado muchas veces con ella, pero con este tipo de eventos/proyectos/actividades/propuestas/sueños podemos ver otras cosas, inspirarnos, a imaginar otros escenarios.

¿Ustedes ya visitaron Casa Besign? ¿Qué les pareció?

¡Besos de coneja!