“Sensualidad aberrante”

Conejitxs!

Encuerarse o no? Y no digo a la hora de dormir o coshar, si no a la hora de tomar fotos.

Despojarnos de las ropas y compartirlo voyeristamente con una cámara, ya sea profesional o una nude en el celular, conlleva casi casi con una logística mental que trae mucho equipaje.

Me encanta mandar nudes a mi chico, me encanta más cuando el me manda a mí, me caen bien los fotógrafos que están haciendo fotos sexys acá a la hipster, con t-shirts y calzones, con bodysuits, con bralettes de colores divertidos o los de encaje negro.

Me caen un poquito mal los que siguen pensando que el erotismo es desnudez a contra luz, en blancos y negros, en tacones, fotos posadas al muy estilo noventero. Y es que, el erotismo y las nudes van evolucionando con nosotros, van caminando de la mano con los tiempos que vamos viviendo, se van haciendo tendencia con las imágenes mundiales que vamos absorbiendo, eso también forma parte en el imaginario sensual.

En la imaginación de un bralette de encanje que cubre un pezón, las tiras en diagonal que cruzan espalda o pecho, encuentro una propuesta mas juguetona que unos labios rojos en photoshop -ya saben de que filtro hablo- -y sí, aún muchos fotógrafos lo usan-.

Me han tocado las dos tipos de sesiones, encuerarme toda y escuchar instrucciones para posar, fue parte de un ejercicio para fotógrafos amateur y obvio no se necesitaba un cuerpo escultural, si no “un cuerpo”, esa ocasión fui yo, por invitación random en una lista de amigxs. Fue un ejercicio también para mi! Ufff que difícil saber que no están ahí por ti, si no por el bulto con forma que hace sombras y posee movimiento. Y basta que hagas una de estas sesiones para que salgan otros dos, tres “fotógrafos” cazando morras que se quieran encuerar y cada quién que haga lo quiera, pero se ve poquito obvio cuando ni siquiera hay una narrativa o concepto cuando les preguntas que tienen en mente como resultado de una sesión. Porqué no nada más es irse a sentar a un sillón a posar tipo actriz de televisión.

También he estado en sesiones con mis calzones y bras bonitos, esos que uso para cuando quiero coquetearle al novio, y aunque también me da de la vergüenza, siento más bonito sentirme bonita dejando a la imaginación las partes más rositas que tengo.

Pero sobre todo, es que este cuerpo es mío, con todas mis ansiedades acerca de él, mi constante pregunta sobre como me veo, si me veo como me ven los demás, como quererme construir sin el murmullo que escucho constantemente. Este cuerpo es mío para mandar nudes a quien yo decida, es mío para tomarle fotos sensuales o dejar que me las tomen y hasta decir si sí, o no haré las fotos que me pidan dependiendo la estética del fotógrafo.

Y entonces les dejo estas fotos, tomadas una mañana muy soleada con gran fotógrafo de Monterrey que andaba por esta ciudad con aquel #instameet hace un para de meses. Gracias Ignacio por la invitación!

FullSizeRender (6)FullSizeRender (7)IMG_8358IMG_8359

Ustedes? Aman tomarse o que les tomen fotos de su pielecita? Prefieren guardarse todo? Tienen un cuerpo que quieren que sea observado? Cuéntenme sus experiencias!

Besos de coneja!

Título: “”No hay mejor medio para familiarizarse con la muerte que aliarla a una idea libertina.” He hablado de una aparente razón de ser. En efecto, este pensamiento de Sade podría ser una aberración. De todos modos, aunque sea verdad que la tendencia a la que se refiere no es tan rara en la naturaleza humana, se trata de una sensualidad aberrante” El erotismo de G. Bataille.

 

Anuncios