Experiencia contradictoria.

Conejitxs!

Es hora de tocar el tema, es tiempo de hablar sobre (drum rolls please):

¡INFLUENCERS!

Todos quieren ser influencers, todos odian a los influencers, todos quieren tener a un amigo influencer, todos huyen de los influencers, los influncers son los culpables de

t – o – d – o

estos días…

Con la “reciente” aparición de aquella tan temida cuenta que expone a los fake fashion bloggers mexicanos, más aparte el destape mundial con respecto a la compra de seguidores y likes en cuentas de Instagram, dónde el número de seguidores es taaaan importante para cualquier cosa. ¿Quieres ir al Mercedes Fashion Week México? Ah pues necesitas millones de seguidores. ¿Quieres vivir de blogger o instagramerx o influencer? Ah pues tienes que tener otro tanto de millón de seguidores, y entonces muchas cosas se empezaron a cuestionar en el tema tan amado/odiado.

Les tengo una noticia a todos, marcas, bloggers, famosos, no tan famosos, instagrameros, agencias, listos?

TODOS SOMOS INFLUENCERS.

FullSizeRender (4)

¿Cómo? Todos están pensando: ¿De qué habla? Ah, conejitxs de eso se trata este post.

Empecemos por el principio, a estas alturas todos sabemos lo qué es un INFLUENCER si aún hay alguien que aún no le ha quedado claro el termino, aquí les va:

Un influencer es aquella persona que su voz o imagen tiene peso, que la gente reconoce esa voz y cree en lo que tiene que decir. Cada quién usa la plataforma que quiera, puede hacer vídeos en youtube, tener un blog, utilizar Instagram o decir lo que sea en twitter, inclusive puedes no usar ninguna de estas y tan solo pasar información de voz en voz, sí a la vieja escuela, porque tengo NEWS FLASH:

Siempre han existido, solo que antes eran los populares de la escuela, los intocables, a veces eran esas mean girls que todxs odiaban pero que todx querían ser. Con los tiempos eso cambió y en vez de ser la cafetería de la escuela, la plaza que estaba de moda o la fiesta de XV años, ahora los seguimos, leemos o vemos en estas plataformas, inclusive si no muy activos en sus redes, hay otras formas en las que existen estas personas que siempre tienen una respuesta sobre donde encontrar algo, donde comer, quién hace qué, etc.

Todos tenemos algo que decir, algo o alguien a quién recomendar, todos usamos productos, todos tenemos un grupo de amigos por muy pequeño que sea que nos pregunte lo que sea como recomendación, vaya hasta tu tía la que envía piolines en los grupos de whatssapp estoy segura que es buenísima diciéndote dónde comprar las mejores verduras o dónde encontrar los mejores carajillos de la ciudad y lo sabes.

Hay gente que es más popular que otra, hay gente que usa las redes sociales más que otra llegando así a más gente, hay las que su vida aparenta ser más bonita, pero no se dejen engañar, todos hacemos una curaduría escogiendo la imagen que queremos compartir en redes para que en esta era prácticamente 100% visual todo luzca estético y cohesivo.

Desgraciadamente en esa misma era en la que vivimos donde todo se ve muy bonito, también hay muchos vacíos, desde información falsa que logra colarse en el feed de muchos hasta seguidores vacíos que no existen, llenando de comentarios y likes falsos inflando las cuentas de muchos “influencers” (si, encomillado porque sí influyen en las personas, pero en realidad no generan ni empatía, ni recomiendan cosas comprables para la mayoría y tampoco pueden ser tan perfectas sus vidas como para que la gente realmente siga su lifestyle) logrando que esa palabra tan temida se vuelva la peor y sea tan criticada.

Conozco muchas personas cercanas a mi, que siempre saben donde están las mejores gorditas de comal, el mejor estilista de la ciudad, saben cuál es la mejor crema para los granitos que ni siquiera tiene marca, que saben quien es el tapicero que deja los sillones más chidos y rellenitos y saben que? A veces nadie de ellos tienen una red social tan perfecta como las que vemos a diario causándonos envidia.

Cada quién tiene peso en su área de trabajo o pasatiempo y con su grupo de amistades, solo pongamos más atención de a quién seguimos y porqué, si su contenido es certero, es claro, o aporta algo en general en nuestras vidas.

También es un llamado a los que tenemos estos espacios donde hay gente que se toma el tiempo para leernos y debemos generar contenido real, sustancioso, que sea agradable y que se pueda relacionar quién nos lee.

Para quienes nos regalan un cachito de su vida para poner atención a lo que decimos: Gracias. De verdad, gracias, quienes han confiado en mi para recomendar algo, quienes preguntan, quien pasa a leer, gracias.

Entonces, ¿seguimos odiando a los influencers? ¿Quienes son tus influencers favoritos y porqué? ¿Qué piensas sobre este post, los likes y seguidores comprados?

Cuéntenme y seguimos platicando sobre esto.

Besos de coneja!

Título de post: “Las condiciones de una experiencia interior impersonal: la experiencia contradictoria de lo prohibido y la de transgresión”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s