Insidiosa piedad.

Conejitxs!

¿Por qué la fotografía nos fascina tanto en un imaginario colectivo? Porqué precisamente es eso? Un imaginario? Una colectividad? Una representación?

¿Por qué en ese momento tenemos el súper poder de detener el mundo? ¿Por qué podemos contar y crear una historia, manipularla, editarla y guardarla o en su caso imprimirla y guardar un trozo de papel fotográfico que nos cuenta algo?

En una generación como la nuestra donde continuamente nos llenamos de imágenes, donde tenemos pinterest para imaginar una vida donde sabemos cocinar, nuestro baño es perfecto y nuestras vacaciones de jet setter, donde tenemos instagram para compartir que comemos, con quien lo comemos y donde lo comemos o nuestros outfits mientras tomamos café y leemos un libro, donde tenemos facebook para compartir nuestro eterno (6 meses es una eternidad en estos días) amor con nuestras parejas, que es? y para que sirve una fotografía? Cual es su evolución, hacia donde va, que nos representa?

Cuando la fotografía llego a mi vida, con una camarita cualquiera, fotografiaba mi cotidiano, imágenes que se atravesaban: una paloma muerta, una vecina chismosa en el balcón, basura colorida, texturas callejeras, etc, y la imaginación no me daba para entender de un mundo que me perdía.

En algún momento empece a convivir y conocer a muchos fotógrafxs que con su camarota, con sus ojos, con su búsqueda incansable de la luz lograban unos resultados nada cotidianos pero sí muy reales y que a su vez te transportaban a un lugar feliz. Y aún así hasta ahí llegaba mi capacidad de reproducir una imagen.

Pero un día entendí que no se acaba ahí y el mundo se (me) reinterpretó de nuevo,  presenciar un arte que puede ser transgresor, que puede ser curado, que puede ser manipulado por el fotógrafo para lograr otros resultados, otras visiones, otros conceptos de lo estático con lo dinámico. Podemos tomar a un ser inerte y darle vida a partir de una alteración escogida detenidamente por el fotógrafo. Hay un mundo misterioso y lejano que cuenta historias fantásticas creadas en la imaginación de un ente que no lo quiso dibujar, no lo quiso escribir, no lo quiso musicalizar, lo quiso fotografiar y  (re)crear ese lugar, esa imagen en papel fotográfico.

La luz, la imaginación, el ángulo, la obturación, la diversión y la frustración llegan a convivir en una imagen que al igual que una pintura nos puede llevar a la reflexión, al amor, a la justicia o la tristeza, todo está en la composición.

Cuando colaboro con fotógrafos para el blog o para sus portafolios, voy conociendo más sobre esto y recientemente, en esta sesión con el magnífico Mike Loeza jugamos con la luz y no solo la natural, si no de todo lo que nos rodeaba más las que el tenía. Y con poco, hicimos mucho!

Se las dejo por aquí y cuéntenme cuál es su experiencia con la fotografía.

MarianaBlueShirt5-32MarianaBlueShirt3MarianaBlueShirt2MarianaBlueShirt1

Y si me lo preguntan, sí si me siento mucho con estas fotitos porqué gracias a la fotografía, al que sabe manipular la luz, la cámara, y el momento me veo como jamás pensé verme y aunque esto será efímero, un día me voy acordar cuando lucía así.

Besos de coneja!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s